01-06-2020

La ACFF pide a la RFEF que no se excluya al fútbol femenino de las ayudas por la crisis del COVID-19

Tras el anuncio por parte del Presidente de la RFEF de una serie de medidas económicas destinadas a ayudar al fútbol español, ante la crisis generada por el COVID-19, la ACFF ha remitido una comunicación a este mostrando su sorpresa y solicitando aclaración por la aparente exclusión como beneficiarios de los clubes que participan en las competiciones de fútbol femenino (Primera Iberdrola, Reto Iberdrola y Primera Nacional), siendo las únicas competiciones no profesionales de ámbito estatal a las que no se habría tenido en consideración como destinatarias de estas ayudas.

A pesar de que, tanto en el comunicado publicado en la web de la RFEF tras la comparecencia pública, como en el título y párrafos introductorios de la circular remitida a todos los clubes, se encuentran numerosas referencias a que las citadas ayudas van destinadas “al conjunto”, y no a una parte de, clubes de fútbol no profesionales, la ACFF ha advertido en el articulado de la convocatoria que los clubes de las 3 competiciones femeninas quedarían excluidos de estas ayudas, reservándose únicamente dicha posibilidad a aquellos que se hubieran adherido al programa élite de la RFEF y en determinadas circunstancias. Cabe recordar que dicho programa requería como condición indispensable la cesión de la explotación de los derechos audiovisuales a favor de la RFEF, condición esta que no podía ser cumplida por una buena parte de los clubes dado que ya tenían cedida la explotación de estos derechos a otro operador audiovisual.

Ante esto, la ACFF ha expresado a la RFEF su convencimiento de que se trata de un error o malentendido a la hora de desarrollar la convocatoria, ya que de lo contrario, se trataría de un criterio claramente discriminatorio y abusivo, en primer lugar, porque la convocatoria de ayudas no prevé ningún tipo de criterio restrictivo similar en relación con la adscripción, o no, por ejemplo, de los clubes de 2ªB y 3ª División o de Fútbol Sala a programas de ayudas o a la aceptación de otro tipo de ayudas que pudiera disponer la RFEF a estas u otras categorías. Y, en segundo lugar, porque, en ese caso, resultaría difícil de entender como la no aceptación por parte un club de una oferta de la RFEF por la explotación de los derechos audiovisuales pudiera ser motivo de exclusión como beneficiario de este tipo de ayuda, en una situación tan delicada e imprevisible como la que atraviesa nuestra sociedad.

Las razones, impedimentos contractuales u otros motivos que hubieran llevado a los clubes a aceptar, o no, una determinada propuesta o ayuda de la RFEF no tienen relación alguna con la presente convocatoria extraordinaria de ayudas, que obviamente viene motivada por una situación absolutamente excepcional que escapa a cualquier previsión o planificación.

Si se entiende que hay clubes que, incluso recibiendo aportaciones importantes de la RFEF, pueden verse afectados por esta grave situación y son merecedores de apoyo por parte de las instituciones, no escapa a nadie que aquellos que no reciben estas cantidades, o bien las reciben de otras fuentes en similar o menor cuantía, también se están viendo afectados por esta situación y son igualmente merecedores de este apoyo.

Si esto fuera así, que entendemos no lo es, se estaría perjudicando de manera injustificada no sólo a un buen número de clubes que también son miembros de la RFEF, y que se están viendo muy afectados por la paralización de la actividad, sino también a un todavía mayor número de afiliados de la RFEF, entre los que se incluyen entrenadores, entrenadoras y jugadoras de estos clubes, y que, a juicio de la ACFF, merecen el mismo trato, consideración y respeto.

Desde la ACFF estamos convencidos, y así se le ha expresado al Presidente de la RFEF, de que se trata de una cuestión accidental, fruto de un malentendido que será debidamente subsanada por la RFEF y que, como entidad con atribuciones públicas delegadas, actuará atendiendo a los principios y valores de igualdad y no discriminación, con especial sensibilidad al fútbol femenino, sus clubes, técnicos y jugadoras que, al igual que otras competiciones, se están viendo terriblemente afectados por la situación actual.