21-11-2019

Nota informativa

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (“ACFF”), tras las reuniones mantenidas el pasado lunes 25 de marzo en la RFEF, así como con la asamblea de clubes de la ACFF celebrada esa misma tarde, desea manifestar lo siguiente:

Primero. – Que los 16 clubes de la Liga Iberdrola, así como el Presidente de la ACFF, asistieron a una reunión informativa en la sede de la RFEF en la que se expuso el nuevo modelo de competiciones que se pretende implementar a partir de la próxima temporada. Los clubes de la ACFF no sólo no manifestaron su interés por el modelo presentado, sino que transmitieron de nuevo su rechazo y preocupación por lo que se considera un proyecto precipitado, improvisado y que, tras lo expuesto, sigue presentando una serie de incoherencias, contradicciones y cambios con respecto a reuniones anteriores que aportan una evidente inseguridad al futuro del fútbol femenino español. A pesar de esto, los clubes de la ACFF mostraron y siguen mostrando su voluntad de acercar posturas, transmitiendo a la RFEF los riesgos de implementar de forma precipitada (a apenas 3 meses de acabar la temporada) un modelo sin haber informado ni contar con el consenso de los clubes. 

De esta forma, los clubes de la ACFF ofrecieron a la RFEF trabajar de la mano en cualquier tipo de iniciativa que pudiera beneficiar y mejorar el modelo de competiciones vigente que, atendiendo al crecimiento experimentado por el fútbol femenino, se ha mostrado como un modelo de evidente éxito y validez, y que seguro puede continuar evolucionando. Prueba de ello ha sido el proyecto de creación de la Primera División B, donde clubes, ACFF y RFEF trabajaron de la mano durante muchos meses y que fruto del consenso culminó en la aprobación de dicha competición en la asamblea de la RFEF del pasado mes de julio. 

Así mismo la ACFF ofreció a la RFEF que participe como organizadora de la competición junto a la ACFF en el contrato de venta de los derechos audiovisuales de los clubes, cuya titularidad fue reconocida por la RFEF. 

Con todo, la ACFF ha solicitado una nueva reunión a la RFEF para continuar buscando vías de entendimiento que permitan establecer un marco en el que todas las partes se encuentren cómodas y se pueda trabajar en la misma dirección.   

Segundo. – Que en la tarde del día 25 se celebró una asamblea de la ACFF en la que se contó con una amplísima representación de clubes de 2ª división femenina, no sólo de la ACFF sino también otros que no pertenecen a la misma pero que habían mostrado su interés en formar parte de esta. Tras un largo e interesante debate en torno al nuevo modelo que les fue presentado a todos por parte de la RFEF durante la semana pasada, los clubes mostraron de forma muy mayoritaria, y en votación secreta, su absoluto rechazo al modelo presentado. 

Tercero. – Que, en el día de ayer, con motivo de la celebración de una nueva reunión de la mesa negociadora del convenio colectivo del fútbol femenino, los representantes de la ACFF transmitieron a los sindicatos su preocupación por los últimos acontecimientos y por la inseguridad que arroja el modelo presentado por la RFEF, muy especialmente en relación con unos ingresos que en el modelo actual están asegurados y sobre los cuales se estaba construyendo y negociando el convenio. De esta forma la incertidumbre del escenario presentado por la RFEF (recordemos, a poco más de 3 meses de iniciarse la temporada 2019-20) en el cual se desconocen, entre otros muchos aspectos, las vías de financiación con las que contaría la competición, pone en evidente peligro la negociación de cualquier tipo de convenio. 

Cuarto. – Mientras tanto, la ACFF continua a la espera de que el Consejo Superior de Deportes acceda a atender sendas peticiones de reuniones, tanto la solicitada por los representantes de la ACFF hace semanas como la ya anunciada petición conjunta realizada junto con los sindicatos UGT y Futbolistas ON, y que por el momento no han sido atendidas. Desde la ACFF se entiende que el fútbol femenino se encuentra en un momento crucial y que el CSD, como máxima autoridad a nivel deportivo del Estado Español debe velar por asegurar el crecimiento que se viene experimentando y contribuir a alcanzar una solución beneficiosa para todas las partes, y en especial para el fútbol femenino.